fbpx

Dolores Veintimilla de Galindo. La poeta ecuatoriana

Dolores Veintimilla de Galindo nació en el 12 de julio de 1829 en la ciudad de Quito (capital de Ecuador). Nace dentro de un hogar aristocrático ecuatoriano en donde lo conformaba su padre Don José Veintimilla y su madre la señora Jerónima Carrión.

Educación de Dolores Veintimilla

Dolores recibió una educación de excelencia; la etapa del colegial se dio en el Colegio Santa María del Socorro y posteriormente en el Convento de Santa Catalina de Siena.

Además de los estudios básicos también aprendió música; tenia conocimientos en piano y vihuela (instrumento de cuerda, similar a una guitarra). También tenia conocimientos en pintura y dibujos.

Dolores Veintimilla Carrión desde pequeña demostró grandes dotes de sensibilidad e inteligencia. Tiene el don de la lectura que lo realizaba de manera ávida; por lo que la poeta tiene alto nivel de instrucción e ilustración para una mujer en esa época. Su legado en la poesía comenzó desde temprana edad.

Vida matrimonial

A una temprana edad (18 años) se caso en la ciudad de Quito con el Doctor Sixto Antonio Galindo y Oroña. Su esposo era un médico colombiano de Nueva Granada que estaba residiendo en Ecuador. La Residencia en Quito se había dado debido a persecuciones políticas.

Con una visión distinta a ese tiempo, Sixto ayudo a continuar a Dolores Veintimilla en sus estudios literarios. Dentro de la vida matrimonial se trasladaron a Guayaquil (Puerto principal de Ecuador y motor económico); pero para el año de 1854 deciden trasladarse con su hijo a la ciudad de Cuenca (Santa Ana de los cuatro Ríos de Cuenca).

Después su esposo con el fin de mejorar sus estudios en medicina decide trasladarse a Centro América. Pero deja sola a Dolores junto a su hijo y junto a gente extraña para ella.

Desarrollo poético de Dolores Veintimilla de Galindo

Debido a la vida solitaria que tenia en Cuenca, Dolores decidió mostrar sus habilidades literarias dentro de sus círculos sociales. Realizaba grandes tertulias literarias en donde exponía sus poesías. Los círculos sociales en la que frecuentaba eran de gran intelecto y cultural. También se dedico a la pintura y la música.

Con el paso del tiempo y el inminente abandono de su esposo a Dolores la hicieron caer en una profunda tristeza y dolor. Por la ausencia de sus esposos el dolor y la humillación del abandono decidió volcarlo hacia las artes como la pintura, música y principalmente en la poesía.

Dentro de los círculos sociales empezaron a aparecer calumnias y rumores sobre sus escritos. Uno de los hechos relevantes fue en Cuenca en 1857 cuando decidió publicar un texto en contra de la pena de muerte en el contexto del fusilamiento de un indígena (bajo la acusación de parricidio). Al texto de Dolores Veintimilla se llamó “Necrología”. El texto provoco la indignación del fray Vicente Solano autor del documento “La pena de muerte” que emprendió una campaña de desprestigio hacia la escritora. Esta campaña motivo al desprecio de la moral de la escritora ecuatoriana.

Obra literaria

Dolores Veintimilla fue una asidua literata que fomento la poesía y la prosa. Debido a su temprano fallecimiento no se conserva toda su obra y porque ella misma había quemado gran parte de las mismas. Se pudieron rescatar escritos y cartas por sus amistades.

Las características de sus poemas era el verso rimado y musical. Casi no utilizo la metáfora o imágenes literarias para plasmar su dolor.

Las poesías de dolores Veintimilla de Galindo son las siguientes:

  • “Fantasía” y “Recuerdos” – Culpa al pasado y la temprana muerte de sus sueños
  • “Aspiración”
  • “Desencanto”
  • “Anhelo”
  • “Sufrimiento”
  • «A un reloj»
  • “La noche y mi dolor”
  • “Quejas”
  • «A mis enemigos”
  • “A mi madre”

Muerte de Dolores Veintimilla

Los agravias hacia la escritora continuaron siendo señalada como atea e inmoral. En su soledad y con la cantidad de criticas recibida decidió dar fin a su vida tomando cianuro. El fallecimiento fue el 23 de mayo de 1857 a la edad de 28 años, dejando una nota a sus padres pidiendo cuidar a su hijo y pidiéndoles perdón.

Poema “Quejas” – Dolores Veintimilla

¡Y amarle pude….Al sol de la existencia

Se abría apenas soñadora el alma…..

Perdió mi pobre corazón su calma

Desde el fatal instante en que le hallé.

Sus palabras sonaron en mi oído

Como música blanda y deliciosa;

Subió a mi rostro el tinte de la rosa;

Como la hoja en el árbol vacilé.

Su imagen en el sueño me acosaba

Siempre halagüeña, siempre enamorada:

Mil veces sorprendiste, madre amada,

En mi boca un suspiro abrasador;

Y era él quien arrancaba de mi pecho,

El, la fascinación de mis sentidos;

El, ideal de mis sueños más queridos;

El, mi primero, mi ferviente amor.

Sin él, para mí, el campo placentero

En vez de flores me obsequiaba abrojos:

Sin él eran sombríos a mis ojos

Del sol los rayos en el mes de abril.

Vivía de su vida aprisionada;

Era el centro de mi alma el amor suyo;

Era mi aspiración, era mi orgullo….

¿Por qué tan presto me olvidaba el vil?

No es mío ya su amor, que a otra prefiere;

Sus caricias son frías como el hielo.

Es mentira su fe, finge desvelo….

Mas no me engañará con su ficción….

¡Y amarle pude delirante, loca!!!

¡No! mi altivez no sufre su maltrato;

Y si a olvidar no alcanzas al ingrato

¡Te arrancaré del pecho, corazón!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *